Duelo

Sunset Castle

[…]Desde que el traidor se había marchado, todo era diferente. Se había llevado consigo su posesión más valiosa, entregada en la cúspide de una relación tan profunda como la que podría haber tenido cualquier padre con su hijo; pero ese espejismo había terminado en un parricidio figurado. Era culpa suya, y sólo suya. Muchas muertes se podrían haber evitado si el traidor hubiera permanecido fiel a su casta… incluso la de ella. Eso era lo que más le perturbaba; ni siquiera la considerable disminución de sus reservas de energía le había afectado tanto como aquella pérdida.

El Castillo había conocido pocas veces a una lideresa como aquella; el simple hecho de saber que sus hasta entonces compañeros, iguales a él a todos los niveles, pretendían erigirlo como nuevo Señor del Castillo, le hacía revolverse en su asiento. Por respeto aún vestía de un riguroso negro, y ocupaba cualquier silla que no fuera la de su más que posible antecesora. Y a ese ritmo, si seguía revolviéndose, la silla no tardaría en ceder.

[…]

Ojeó una vez más el periódico de aquella mañana, incrédulo. Pese a que las palabras “muerte” y “traición” ocupaban la mayor parte de sus pensamientos, martilleándole los tímpanos prácticamente a cada segundo, el mazazo de aquella noticia había abierto un hueco lo suficientemente grande en su nube de negatividad como para desviar su atención durante más de diez minutos.

EL CONCILIO ELEMENTAL SE DISUELVE

Divergencias de estrategia en el Consejo de los Cinco han provocado la ruptura de las relaciones.

Esta mañana la Escuela Elemental Estatal ha comunicado la disolución inmediata del Concilio Elemental tras una escalada creciente de tensiones en el Consejo de los Cinco. Fuentes internas revelan que el motivo inicial de estas tensiones vino del lado de los sirvientes del Fuego. El Maestro Piromante habría propuesto una estrategia de acción que al parecer no acabó de convencer a los otros cuatro miembros del Consejo.

No se han desvelado las propuestas concretas que habría planteado el Maestro Piromante, pero ciertas informaciones apuntan a un desacuerdo sobre el plan de actuación en La Tumba. El reciente hallazgo de nuevas cámaras en el complejo, situado en el extremo más septentrional de la Cordillera, causó un gran revuelo entre los sirvientes de la Tierra, y a día de hoy aún no está claro cómo pretende el Gobierno de Álkali manejar la situación.

La falta de una legislación clara sobre los hallazgos de estas características ha sido durante los últimos años el caballo de batalla de la Oposición, y parece claro que el carácter mestizo del Presidente podría haber generado enfrentamientos dentro del Consejo de los Cinco. El Concilio Elemental ha sido desde hace tres siglos una institución independiente, con poder propio sobre el presupuesto de I+D+I dedicado a la Energética Elemental. Esta disolución marca un hito en su dilatada historia, pues nunca se había producido. Los estatutos de la institución son claros en este sentido: al disolverse el Consejo de los Cinco, todos sus miembros deben de ser elegidos nuevamente.

Este cambio de paradigma pone en una difícil situación al Gobierno actual, que contaba con hombres de confianza en el Consejo de los Cinco. La crisis energética sigue restando popularidad al equipo de gobierno y esta noticia sólo hará que los problemas se recrudezcan debido a los posibles hostilidades que surgirán entre los diferentes servidores elementales. Aún no se conocen los candidatos a ocupar un asiento en el Consejo de los Cinco, pero…

Dejó la noticia en el mismo punto que las últimas tres veces. Él era un hombre de hechos, no de especulaciones y posibilidades; al menos ya no. La época en la que soñar era gratis había pasado. Sentía que había hecho todo lo correcto y que aún así se estaba fallando a sí mismo, pero era lo que el mundo esperaba de él. Era lo que ella querría.

En ese instante casi pudo volver a verla sentada en el lugar que como Señora le correspondía. Casi pudo oír su voz susurrándole lo que tenía y lo que no tenía que hacer. Pero la duda también se había convertido en compañera habitual en sus pensamientos. El tiempo que no pasaba pensando en dar con el traidor y vengarse, lo pasaba dilucidando si escuchar a su corazón o hacer lo que se esperaba de él.

Muchas noches se sorprendía a sí mismo con una respuesta clara y evidente: “No tengo por qué hacer esto, hay otras personas más capacitadas que yo.” El problema era que la gente del Castillo le adoraba. Y ser Señor del Castillo era una cosa, pero ser miembro del Consejo de los Cinco era otra muy diferente. Todos los Maestros del Rayo del Consejo habían sido en su momento Señores, y por todos era sabido que los miembros del Consejo de los Cinco era los servidores elementales más fuertes y sabios de sus respectivas casas. Él, en cambio, se sentía desprotegido e ignorante como un recién nacido.

Si no podía proteger a su propia gente, a la persona que amaba, ¿cómo iba a desentrañar los misterios de la Energía Elemental? ¿Cómo iba a encabezar algún tipo de misión suicida sin su antiguo poder? Sin su reliquia, para su horror, era poco más que un servidor elemental estándar, un simple humano con unos cuantos voltios de más en el organismo .Lo había perdido todo, o casi.

Aún le quedaba gente en la que confiar, o eso quería creer. En aquellas escasas ocasiones en las que se imaginaba como Señor del Castillo se dedicaba a elegir a su Consejo privado. Eran apenas cinco personas, pero en ese momento estaba casi seguro de que todas y cada una de ellas lo necesitaban tanto como él a ellas. O eso quería creer.

Porque, en lo más profundo de sus pensamientos, de nuevo arraigaba la duda. Porque, en ese momento en el que tenía al alcance de su mano un poder que nunca esperó conseguir, se sentía cansado. Porque todo aquello en lo que creía y que defendió a capa y espada se había desmoronado como un castillo de naipes. Porque, en definitiva, pese a estar en el punto de mira de medio país, pese a sentir el calor de toda su gente y pese a tener el apoyo de unos cuantos amigos de verdad, pese a que su recuerdo le acompañaba a todas partes aunque no siempre de la mejor manera, se sentía solo. Más solo que nunca.

Anuncios

Monólogo Interior I

2

Hoy me he levantado y lo primero que he hecho ha sido una tontería. Y por si alguien se lo está preguntando, sí, es algo bastante habitual en mí. Lo que pasa es que, normalmente, no suele trascender a mis redes sociales. En mis sueños encuentro un recoveco para crear, una fuente inagotable de inspiración que nace única y exclusivamente de mí, una magia por la que no le debo nada a nadie. Hoy he tenido uno de esos sueños que te hacen levantarte con ánimo y pensar “¡esta es la mejor idea que he tenido en mucho tiempo!” Hasta que te das de bruces con la realidad.

No hay cosa que más odie que no poder llevar a cabo mis frecuentemente brillantes ideas. Y no es que me esté tirando flores diciendo que todo lo que pienso es digno de estudio, para nada; me refiero a que mis ideas más trabajadas, las más originales y las que, me parece, trascenderían más, siempre se dan contra un muro de realidad que no puedo sortear. Porque no sé, porque no tengo apoyo, porque no tengo medios, porque no puedo. Y es frustrante. Si quiero escribir un libro, me faltan palabras, prosa, interés. Si quiero dibujar una escena, me falta técnica, imaginación, color. Si quiero desarrollar un proyecto, me falta dinero, tiempo y conocimiento.

La sensación de estar en el lugar equivocado, en el momento equivocado y con las personas equivocadas. No es que no de gracias por cada minuto de mi vida y por todo lo que tengo, pero a veces parece que el destino, si es que existe algo similar a eso, se ríe en tu cara. Y es que, como en el póker, la apuesta puede salirte muy bien o terriblemente mal, puedes levantar otra carta o plantarte, pero jamás sabrás si has tomado la decisión correcta. Y las decisiones, buenas y malas, te persiguen para siempre, generando una infinidad de alternativas paralelas que nunca conocerás, que nunca llegarás a experimentar. En definitiva, vivir es cerrar puertas, pero por desgracia algunas de esas puertas son traslúcidas, cuando no de cristal.

No puedo evitar pensar que vivo con una falsa libertad, con unas ataduras de las que no soy dueño, condenado a no cumplir mis sueños porque no debo, o peor, porque no puedo. Sí, uno empieza a pensar que, aparte de todo eso, aparte de echarle la culpa al mundo, no tiene talento. Y ahí es cuando uno pierde las ganas de perseguir sus sueños e incluso de soñar. Ahí es cuando uno se hace mayor. Cuando no es capaz siquiera de expresar lo que siente por los demás sin dar vergüenza ajena. Es un proceso de autofagocitación avivado por las llamas de una maquinaria imparable que, de un modo u otro, al fin y al cabo, nos dice cómo vivir y cómo morir. Y por supuesto, que soñar es una tontería.

25 Vinilos que quiero para ayer en mi estantería

Sí, ya sé, lo de los vinilos es una moda de los hipster que tarde o temprano se pasará, pero qué queréis que os diga, las sensaciones que transmiten sobrepasan con mucho al pequeño CD y al cada vez más impersonal formato digital. Ese ritual de abrir el estuche, sacar el primer vinilo, colocarlo en el plato, pinchar la aguja y saborear cada nota es algo que no se puede expresar con palabras, pues es algo que se vive. En los últimos días he estado organizando un poco mis pertenencias, y esta mañana, colocando mi estantería musical, me ha dado por pensar que me faltan muchos (demasiados) discos y vinilos en mi colección, así que aquí va una lista con los 25 vinilos que me encantaría tener (¡aunque no existan o estén descatalogados!).

No he querido incluir discos que ya tenga en un formato estándar, por lo que ni son todos los que están, ni están todos los que son. Aún así, pienso que es un buen acercamiento a lo que en algún momento de mi vida miraré y, con orgullo, exclamaré: “¡Esta es mi biblioteca musical!”. Notaréis una notable falta de lanzamientos previos a los años 90, pero confío en heredar la colección de vinilos de mi padre en algún momento, así que no tengamos prisa. Espero que sea de vuestro agrado y que, de paso, no os falten ideas nunca para hacerme algún que otro regalo, ¿eh? 😉

(Pincha en las imágenes para leer la descripción)

Lista actualizada a 12 de agosto de 2015

Ha vuelto Dragon Ball y que me quiten lo bailao

dbs1

Ha vuelto Dragon Ball. Cuando leí la noticia hace unos meses no me lo podía creer, ¡y encima dirigida por Toriyama! Una nueva serie animada de más de 100 capítulos, ubicada justo después de la derrota de Buu en Dragon Ball Z, obviando todos los desaguisados de la Toei con Dragon Ball GT, ¿qué podría salir mal? Reflexionando a posteriori uno se da cuenta de que Toriyama lleva unos años algo estancado y perdiendo poco a poco su toque mágico, que las películas de Battle of Gods y Fukkatsu no F no han sido para nada una maravilla (y qué película de Dragon Ball si lo era, ¿verdad?) y que, al igual que en GT, absolutamente todo podría salir mal. Llegó el 5 de julio, fecha de estreno de Dragon Ball Super, y he de decir que, de momento, respiro aliviado.

El primer episodio de Dragon Ball Super trata de situar a los personajes, que continúan con sus vidas después de la batalla contra Majin Buu hace seis meses. Goku, medio obligado por Chi-Chi, trabaja en el campo para conseguir un dinero más que necesario para mantener a su humilde familia. Gohan y Videl parecen haberse casado, y es por ello que Goten y Trunks se embarcan en una mini-aventura para encontrar un regalo adecuado para la hija de Mr. Satan, quien, por cierto, se prepara para recibir un premio multimillonario por mantener la paz en la Tierra desde que “derrotó” a Cell (recordemos que la humanidad ha olvidado el recuerdo de Majin Buu a petición de los Guerreros Z).

El caso es que la trama acaba centrándose en las cómicas peripecias de Goten y Trunks, una pareja que personalmente me gusta bastante, por lo que no tengo queja al respecto. Ha habido bastantes voces que clamaban contra la nueva personalidad de Videl, de perfecta ama de casa y esposa, alegando que había perdido su carácter luchador y su actitud anti-patriarcal, que rompió esquemas en los 90; bueno, hablamos del primer capítulo de una saga muy larga, que tiene pinta de transitorio y que además nos muestra a la susodicha poco más de 3 minutos, no creo que sea conveniente sacar conclusiones tan rápido. Pero con esto y con todo; el capítulo no ha sido una maravilla, pero a mí me ha dejado satisfecho porque es lo que esperaba de él, y en general de cualquier capítulo que inicie una saga: saber qué es de la vida de los personajes principales, vislumbrar al nuevo enemigo, asentar algunas tramas…

De hecho, el capítulo finaliza con Goku aceptando de mala gana el premio que recibe Mr. Satan, ya que éste considera que Goku es el verdadero protector de la Tierra, lo que facilita que finalmente Chi-Chi le deje ir a entrenar junto a los Dioses. Por tanto, ya vamos viendo un hilo conductor para que Goku vuelva a la acción; ahora habrá que ver si Vegeta va por el mismo camino, pero eso ya es meterse en el episodio de este fin de semana, aún por estrenar. El único Dios de la Destrucción que conocemos hasta ahora, Bills, hace una aparición estelar para cargarse la mitad de un planeta, en una muestra de los retos que aguardan a Goku y compañía en un futuro no muy lejano, en este Universo y en los demás, aún por descubrir.

¿Veremos nuevas transformaciones Saiyajin? ¿Quizás alguna mujer Super-Saiyan? ¿El regreso de algún enemigo del pasado a lo Golden-Freezer? ¿Cobrarán protagonismo otros personajes? ¿Veremos técnicas más poderosas que la Fusión? ¿O en cambio Toriyama sorprenderá con algo totalmente nuevo e inesperado? Yo de momento tengo ilusión con esta saga. Ya veremos cómo se desarrolla, pero de momento tiene el ritmo clásico de Dragon Ball, lento y pausado, tiene el humor clásico de Dragon Ball, tiene el toque clásico de Dragon Ball. No sé cómo explicarlo, pero sólo en un capítulo han conseguido transmitir una esencia que llevaba más de 15 años perdida. Esperemos que Dragon Ball Super siga así y que si no acaba llegando al nivel de los mejores momentos de Z, que al menos no dé vergüenza ajena como GT.

King’s Cross

-Tengo que volver, ¿verdad?
-Si así lo quieres.
-¿Tengo elección?
-Oh, sí -Dumbledore le sonrió-. ¿Me has dicho que estábamos en King’s Cross, no? Creo que si decides no volver, podrás, digamos… tomar un tren.
-¿Y adónde me llevaría?
-Adelante -dijo Dumbledore simplemente.

Silencio de nuevo.

-Voldemort tiene la Varita de Saúco.
-Cierto. Voldemort tiene la Varita de Saúco.
-¿Pero usted quiere que vuelva?
-Creo -dijo Dumbledore- que si eliges volver, hay una posibilidad de que todo esto termine bien. No puedo prometerlo. Pero sé, Harry, que tienes menos miedo de volver aquí que él.

Harry miró de nuevo a la especie de criatura que temblaba y se ahogaba bajo la sombra de la distante silla.

-No compadezcas a los muertos, Harry. Compadece a los vivos, y sobre todo, a quienes viven sin amor. Pero volviendo al tema, puedo asegurate que se cosecharán menos almas, y se romperán menos familias. Si esa no te parece una meta que merezca la pena, digamos adiós al presente.

Harry asintió y suspiró. Abandonar ese lugar no sería ni de lejos tan duro como había sido entrar en el bosque, pero se estaba caliente y había luz y paz allí, y sabía que se dirigía de vuelta al miedo y al dolor de más pérdidas. Se puso en pie, y Dumbledore hizo lo mismo, y se miraron durante un largo momento a los ojos.

-Dígame una última cosa -dijo Harry-. ¿Es esto real? ¿O sólo está ocurriendo dentro de mi cabeza?

Dumbledore le sonrió ampliamente, y su voz sonó alta y fuerte en los oídos de Harry, a pesar de que la brillante niebla estaba descendiendo de nuevo, oscureciendo su figura.

-Por supuesto que está ocurriendo dentro de tu cabeza, Harry, pero, ¿acaso significa eso que no sea real?

Odio a los indiferentes

p025jshp

Odio a los indiferentes. Creo, como Friedrich Hebbel, que “vivir significa tomar partido.” No pueden existir quienes sean solamente hombres, extraños a la ciudad. Quien realmente vive no puede no ser ciudadano, no tomar partido. La indiferencia es apatía, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso odio a los indiferentes.

La indiferencia es el peso muerto de la historia.Es la bola de plomo para el innovador, es la materia inerte en la que a menudo se ahogan los entusiasmos más brillantes, es el pantano que rodea a la vieja ciudad y la defiende mejor que la muralla más sólida, mejor que las corazas de sus guerreros, que se traga a los asaltantes en su remolino de lodo, y los diezma y los amilana, y en ocasiones los hace desistir de cualquier empresa heroica.

La indiferencia opera con fuerza en la historia. Opera pasivamente, pero opera. Es la fatalidad, aquello con que no se puede contar, lo que altera los programas, lo que trastorna los planes mejor elaborados, es la materia bruta que se rebela contra la inteligencia y la estrangula. Lo que sucede, el mal que se abate sobre todos, el posible bien que un acto heroico (de valor universal) puede generar no es tanto debido a la iniciativa de los pocos que trabajan como a la indiferencia, al absentismo de los muchos. Lo que ocurre no ocurre tanto porque algunas personas quieren que eso ocurra, sino porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, deja hacer, deja que se aten los nudos que luego sólo la espada puede cortar, deja promulgar leyes que después sólo la revuelta podrá derogar, deja subir al poder a los hombres que luego sólo un motín podrá derrocar.

La fatalidad que parece dominar la historia no es otra cosa que la apariencia ilusoria de esta indiferencia, de este absentismo. Los hechos maduran en la sombra, entre unas pocas manos, sin ningún tipo de control, que tejen la trama de la vida colectiva, y la masa ignora, porque no se preocupa. Los destinos de una época son manipulados según visiones estrechas, objetivos inmediatos, ambiciones y pasiones personales de pequeños grupos activos, y la masa de los hombres ignora, porque no se preocupa. Pero los hechos que han madurado llegan a confluir; pero la tela tejida en la sombra llega a buen término: y entonces parece ser la fatalidad la que lo arrolla todo y a todos, parece que la historia no sea más que un enorme fenómeno natural, una erupción, un terremoto, del que son víctimas todos, quien quería y quien no quería, quien lo sabía y quien no lo sabía, quien había estado activo y quien era indiferente. Y este último se irrita, querría escaparse de las consecuencias, querría dejar claro que el no quería, que él no es el responsable. Algunos lloriquean compasivamente, otros maldicen obscenamente, pero nadie o muy pocos se preguntan: Si yo hubiera cumplido con mi deber, si hubiera tratado de hacer valer mi voluntad, mis ideas, ¿habría ocurrido lo que ha pasó? Pero nadie o muy pocos culpan a su propia indiferencia, a su escepticismo, a no haber ofrecido sus manos y su actividad a los grupos de ciudadanos que, precisamente para evitar ese mal, combatían, proponiéndose procurar un bien.

La mayoría de ellos, sin embargo, pasados los acontecimientos, prefiere hablar del fracaso de los ideales, de programas definitivamente en ruinas y de otras lindezas similares. Recomienzan así su rechazo de cualquier responsabilidad, Y no es que ya no vean las cosas claras, y que a veces no sean capaces de pensar en hermosas soluciones a los problemas más urgentes o que, si bien requieren una gran preparación y tiempo, sin embargo, son igualmente urgentes. Pero estas soluciones resultan bellamente infecundas, y esa contribución a la vida colectiva no está motivada por ninguna luz moral; es producto de la curiosidad intelectual, no de un fuerte sentido de la responsabilidad histórica que quiere a todos activos en la vida, que no admite agnosticismos e indiferencias de ningún género.

Odio a los indiferentes también porque me molesta su lloriqueo de eternos inocentes. Pido cuentas a cada uno de ellos por cómo han desempeñado el papel que la vida le ha dado y le da todos los días, por lo que ha hecho y sobre todo por lo que no ha hecho. Y siento que puedo ser inexorable, que no tengo que malgastar mi compasión, que no tengo que compartir con ellos mis lágrimas. Soy partisano, vivo, siento en la conciencia viril de los míos latir la actividad de la ciudad futura que están construyendo. Y en ella la cadena social no pesa sobre unos pocos, en ella nada de lo que sucede se debe al azar, a la fatalidad, sino a la obra inteligente de los ciudadanos. En ella no hay nadie mirando por la ventana mientras unos pocos se sacrifican, se desangran en el sacrificio; y el que aún hoy está en la ventana, al acecho, quiere sacar provecho de lo poco bueno de las actividades de los pocos procuran, y desahoga su desilusión vituperando al sacrificado, al desangrado, porque ha fallado en su intento.

Vivo, soy partisano. Por eso odio a los que no toman partido, por eso odio a los indiferentes.

Antonio Gramsci, 11 de febrero de 1917

Selección musical Junio 2015

Wilderun

Bueno, como ya sabéis, una de mis principales distracciones diarias es escuchar música. Si bien tengo unas preferencias bastante marcadas, siempre me gusta indagar en nuevos estilos, artistas y álbumes. Creo que con estas listas que me iré haciendo cada cierto tiempo reflejaré bastante fielmente mi estado anímico-musical actual, y vosotros podréis leerme diciendo cuatro mierdas de las canciones que ponga. ¿Que para eso está Last.fm? Pues sí, pero así me hago el chulo, Patricia. Así que nada, os dejo con las 9 canciones de este mes que, además, podéis escuchar en la lista de reproducción de Spotify situada al pie del blog.

Riverside Hyperactive

Anno Domini High Definition, 2009

Con el Be Prog! a la vuelta de la esquina, el repaso de los grupos que van a formar parte del cartel empieza a coger peso en mis escuchas diarias. Riverside tienen un catálogo relativamente amplio, pero ninguna de las canciones de apertura de sus discos tiene la potencia de Hyperactive, un pelotazo ideal para ponerse las pilas en estos días tan calurosos.

Mike OldfieldNuclear

Man on the Rocks, 2014

Esta pasada semana se ha celebrado en Los Angeles el E3, y tal y como marca la tradición, Hideo Kojima ha presentado un trailer de su nuevo Metal Gear Solid, con la particularidad de que éste será el último. Mike Oldfield prestó está intensa Nuclear para uno de los trailers anteriores de The Phantom Pain, y aún a día de hoy me sigue poniendo los pelos de punta.

The HorrorsStill Life

Skying, 2011

Tras muchas tardes de Spyro 2, ayer mismo tuve la oportunidad de ver a The Horrors en directo a un ratio precio-duración exorbitado, aunque hay que reconocerles que sobre las tablas llevan su música a otro nivel. En concreto Still Life es uno de sus himnos, y como tal fue de lo más coreado de la noche; su estribillo aún resuena en mi cabeza, transportándome a ese lugar tan particular que sólo los ingleses conocen.

InhalerFoals

Holy Fire, 2013

Hace unos días podíamos escuchar el nuevo tema de Foals, que vuelven este año con la continuación de su Holy Fire, del cual rescato este fantástico tema, Inhaler. Ese ritmo palpitante, que como la seda pasa del trote al galope, constituye una verdadera explosión sonora que me hace sentir rodeado de sal y arena, de cerveza y sangría, y de fuego y palmeras.

Run the JewelsCrown

Run the Jewels 2, 2014

Una de las cosas que más me gustó del segundo LP de Run the Jewels fue la capacidad que tenían las bases de brillar por sí mismas. Crown juega con esta baza hasta las últimas consecuencias, combinando coros dispersos con una cadencia electrónica que se entremezclan con toques guitarreros aquí y allá, evocándome esa tórrida hora después de comer en la que me da por rapear like a nigga.

WilderunThe Faintest Echo (Ash Memory, Part IV)

Sleep at the Edge of Earth, 2015

La sorpresa del año para mí; Wilderun se han sacado de la manga uno de los discos de metal progresivo (con toques folk) más potentes del año. Su fuerte sentido de la melodía hace que te pases horas tarareando sus riffs y estribillos, y concretamente el de The Faintest Echo, la cuarta parte de la suite de intrducción, lleva rondándome la cabeza toda la semana.

Porcupine TreeBonnie the Cat

The Incident, 2009

El último álbum de estudio de Porcupine Tree no es uno de mis favoritos, pero Bonnie the Cat, en cambio, me parece una de las mejores canciones de la banda liderada durante su periodo de actividad por Steven Wilson. Bonnie the Cat condensa en 5 minutos la vocación atmosférica, experimental y metal-progresiva de Porcupine Tree, ofreciendo un final antológico. I know. What. Will be.

Kamashi WashingtonChange of the Guard

The Epic, 2015

Esta semana hablábamos por Twitter de las bondades de este disco de Kamashi Washington, un señor muy avant-garde que, además de tocar el saxo como los ángeles, se levanta por la mañana y en vez de hacer lo que haría cualquier persona normal te saca un disco de más de tres horas. Change of the Guard es un buen muestrario de todo lo que ofrece este mastodóntico triple álbum.

Garbage Not Your Kind of People

Not Your Kind of People, 2012

Y terminamos tal y como empezamos, rememorando otra de las canciones que han servido de banda sonora a Hideo Kojima para dar vida a sus trailers de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Los psicodélicos puentes suenan casi a despedida, a un adiós de esos que se marcan a fuego y que recuerdas para siempre, como el maravilloso estribillo de Not Your Kind of People.

E32015: Horizon Zero Dawn

Horizon

El arte conceptual de una de las exclusivas first más potentes con las que cuenta Sony para el año 2016 llevaba ya unos meses circulando, incluso diría que un año largo. Desde el primer momento, me cautivó esa inusual mezcla de entornos post-apocalípticos, pero bellos, de temibles criaturas robóticas, pero prehistóricas, de crisol de culturas, pero tan humanas. El colorido y la ambientación del juego entonces conocido como Horizon, a secas, era todo un caramelito que ha terminado por materializarse en el mágico E3 2015. Guerrilla Games, los padres de Killzone, han dado un giro de 180º y abandonan su saga predilecta para dar a luz una nueva IP basada en la exploración de un mundo abierto, una aventura en tercera persona con ínfulas de Action-RPG. Controlando a la pelirroja protagonista, que a muchos nos recordó a la Ygritte de Juego de Tronos, tendremos que enfrentarnos a una especie de dinosaurios mecánicos y descubrir qué ocurrió con la raza humana hace miles de años, cuando pasó de dominar la Tierra a estar al borde de la extinción.

Dejando a un lado las formalidades por las que es necesario conocer a este Horizon: Zero Dawn, os diré que es, fácilmente el juego que más me ha gustado de todo el E3. A nivel técnico es todo un portento, aunque viniendo de Guerrilla no se podía esperar otra cosa. El concepto de la humanidad reducida a tribus que luchan por la supervivencia en un mundo en el que los rascacielos se admiran como obras imposibles de un tiempo pasado me atrapa irremediablemente, y pensar que voy a poder explorarlo a mi gusto dentro de unos meses me entusiasma. Sé que, especialmente desde hace unos años, todos los juegos aspiran a tener un mundo abierto, y todos se anuncian con esa característica como un gran logro técnico, pero el mundo de Horizon me transmite vida, me transmite alma, algo realmente importante para los simuladores de paseos; no nos engañemos, al final si no disfrutas con las vistas, los mundos tan vastos acaban siendo más un impedimento que una ventaja para el jugador.

La capacidad de acceder a cualquier punto del mapa si nos lo proponemos, la no inclusión de regeneración espontánea, la presencia de un árbol de habilidades basado en las prehistóricas actividades de la caza y la recolección y la posibilidad de afrontar los combates a nuestra manera, sin tutoriales, son algunas de las cualidades de Horizon. A mí desde el momento en que vi a la pelirroja con el arco me lo vendieron, pero si eso no es suficiente (demonios, ¿a quién no le flipan los juegos con arco y sigilo? So mierdas sois) pensad que tiene dinosaurios-robot. Lo repetiré para que se os quedé bien grabado: DINOSAURIOS. ROBOT. Bueno, os dejo con una galería de imágenes del que es mi título más esperado de 2016 con permiso de The Last Guardian y Final Fantasy XV.

E32015: Ratchet & Clank

18644864865_2af4ce39c8_o

Seguimos recibiendo novedades desde la aún-por-comenzar feria de Los Ángeles. La Electronic Entertainment Expo de 2015 está sacando su artillería a 5 días de que den comienzo, como mínimo, las conferencias de las principales empresas del sector. La tarde de ayer, en concreto, fue una auténtica fiesta de anuncios, y entre ellos estuvo el de este Ratchet & Clank, una vez más desarrollado por mi adorada Insomniac en exclusiva para la PlayStation4 de Sony.

¿Pero qué es este Ratchet & Clank? En el vídeo promocional se deja bastante claro: es el juego basado en la película basada en el juego. ¿No os habéis enterado? Tranquilos, suele pasar. En abril de 2016 podremos disfrutar de una película de animación producida por Sony Pictures basada en la historia del primer videojuego protagonizado por Ratchet y Clank, que apareció hace ya muchos años en PlayStation2, y acompañando a la película tendremos un videojuego que, al basarse en la misma, será una especie de remake o reboot de la primera entrega de la saga. Si ya se os ha pasado el dolor de cabeza intentando figuraros de qué va todo este jaleo, os invito a ver el trailer y flipar.

Sé que es una expresión que se usa desde hace años y que normalmente no le hace justicia a la realidad, pero esto es lo más cerca que vamos a estar de jugar a una película de Pixar. Es lo que hablaba ayer de Hellblade, no es que técnicamente sea un benchmark (que aún así es toda una burrada por muchos 30 FPS que gaste), es que a nivel artístico es toda una gozada visual. Se echan en falta muchísimos más títulos de este estilo, con un marcado acento toon y un enfoque desenfadado. ¿Qué fue de la época dorada de las mascotas? A mí llamadme infantil, pero si bien disfruto como el que más del realismo en los videojuegos (por algo mi juego más esperado del año no es otro que Metal Gear Solid V: The Phantom Pain), una buena dosis de colorismo y viveza en el apartado técnico siempre consigue atrapar mi atención. Sumémosle a eso una jugabilidad basada en la acción frenética y directa, combinada con un plataformeo de lo más vistoso y un sentido del humor marca de la casa que supura por todos los poros del título (¡esa arma pixeladora!) para dar como resultado lo que en este mundillo se conoce como un insta-sold.

Sí, hacen falta más juegos como Ratchet & Clank. No sé si los veremos en el E3 2015, pero por sagas abandonadas, al menos por parte de Sony, no será: Crash Bandicoot, Spyro, Croc, Tombi, MediEvil, Klonoa, Jak and Daxter… La lista empieza a ser demasiado larga como para que intenten contentarnos con juegos reguleros, por no decir mediocres, como Knack. Y ya ni eso, es que antes casi cualquier franquicia medio importante tenía su juego de plataformas-aventuras. ¿Qué me decís de Muppet Monster Adventure? ¿O del fabuloso Bugs Bunny Lost in Time? Incluso los primeros juegos basados en las películas de Harry Potter tenían un encanto y un buen hacer difícil de encontrar hoy en día en cualquier plataforma que no sea de Nintendo (y aquí abro paréntesis para indicar que o te gustan sus sagas de toda la vida o estás jodido). A mí, dicho mal y pronto, se me caerían las bragas al suelo de ver un título de cualquiera de las sagas que he mencionado más arriba con el nivel técnico-artístico de este Ratchet & Clank.

Yo os voy a ser sincero, no he tenido el placer de completar un Ratchet & Clank en mi vida. He probado todas las demos que han estado disponibles, pero desde que me salté la trilogía original en PS2 por algún motivo que aún desconozco no he querido engancharme a la saga. Ayer, tras ver este trailer, ¿sabéis lo que hice? Irme directo a Amazon a ver por cuánto me saldría el recopilatorio HD para PlayStation3. Ya habréis notado que Insomniac es una de mis compañías predilectas, y aún me estoy lamentando por no haber podido jugar a ese Sunset Overdrive (Xbox One, 2014) que tanto me llamaba la atención, pero con Ratchet & Clank he decidido que no voy a dar otro paso en falso. Además, el título, que llegará al igual que la película en la que se basa en abril de 2016, saldrá a un precio de 40€, pese a ser un juego completo, y supondrá con suerte la primera colaboración exitosa entre dos divisiones importantísimas para la multinacional japonesa como son SCEA y Sony Pictures. Cómo diría Fry, shut up and take my money! Grandes Insomniac.