El más loco de todos

A ver, amigos míos, decidme, ¿quién conoce más dioses que yo?

Dioses de los caballos y dioses del fuego, dioses de oro con ojos de gemas, dioses tallados en madera de cedro, dioses esculpidos en montañas, dioses de puro aire…

Conozco a todos los dioses. He visto a sus pueblos ponerles guirnaldas de flores, derramar en su nombre la sangre de cabras, de toros y de niños.

He oído cómo les rezan. A todo lo largo y ancho de este mundo, en un centenar de idiomas, siempre rezan igual.

Cúrame la herida de la pierna.

Haz que esa doncella me quiera.

Concédeme un hijo varón fuerte.

Sálvame, socórreme, hazme rico…

¡Protégeme!

Protégeme de mis enemigos, protégeme de la oscuridad, protégeme del dolor de tripa, de los señores de los caballos, de los esclavistas, de los mercenarios que hay ante mi puerta. Protégeme del Silencio.

¿Crees que soy un hombre sin dios? Vamos, Aeron, ¡tengo más dioses que nadie que haya izado una vela! Tú, Pelomojado, sirves a un dios, pero yo he servido a diez mil.

Desde Ib hasta Asshai, cuando los hombres avistan mi barco empiezan a rezar. Soy la tormenta, mi señor. Soy la primera tormenta y la última

Anuncios

Publicado el 28 mayo, 2015 en Literatura y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: